Blogia
Julio Achútegui - Poesía

Schulenburgring, 6a

No hay razones aparentes para hacerlo.

Si he elegido distanciarme, es por mí solo.

No hay un tú que dicte un nada, es un yo, acaso.

Aunque un yo que anda perdido. En el ocaso

de mis noches en tu seno, incertidumbre

de hombre que sin sombra avanza, duermo

intranquilo, si a mi lado un cuerpo yace,

al que solo las caricias tranquilizan.

Y en tu lecho, mis demonios me persiguen.

Mis terribles pesadillas me acompañan.

No me dan más que dolores de cabeza.

Yo, bicéfalo, no puedo soportarlo.

Los suspiros que ahora exhalo lo demuestran,

aunque sordos a tu oído sigan siendo.

Pero pienso que es mejor no compartirlos,

que la noche traiga siempre los silencios.

Y es un ruido que infernal se me asemeja,

el de pájaros piando en la ventana,

con la luz del día dándome en las sienes,

cual martillo, por no haber en vida un plano

que me guíe hacia un destino prefijado,

ni tampoco un plan que rija ese destino.

Si vivir se ha convertido en desatino,

es mejor que en ese plan no participes.

Y me parto. No es principio o participio;

es un hecho que destruye mis neuronas,

las que solo notan fuertes aprehensiones

cuando el fallo en duda o culpa se transforma.

Los aciertos, ni contarlos, pues me enfrentan

a un pasado que de mí quiero lejano.

Pero no como tu cama en esta noche,

sino fuera de mi vista para siempre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

nicodebrozas -

Alegra saber q estás vivo. Queremos saber de ti, tíío!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres